Cédulas fronterizas no son aptas para plebiscito

Otro mito contra la Paz desmentido .

Son muchos los mitos que se multiplican a diario a través de las redes sociales y múltiples canales orientados a desprestigiar el proceso de Paz; que los guerrilleros desmovilizados recibirán honorarios de un millón ochocientos mil pesos mensuales, que los Magistrados del Tribunal de Paz los elegirá las Farc, que hay soldados cubanos en Colombia y que junto con las Farc tomarán control de las Fuerzas Militares son algunas de las invenciones desmentidas entre un sinnúmero. Ahora corren la voz que  cédulas transitorias de carácter fronterizas acordadas por las cancillerías de Colombia y Venezuela constituyen un fraude para habilitar extranjeros en las elecciones del plebiscito a favor del Sí.

Como parte de las medidas contempladas para la reapertura de la frontera entre los dos países después de un año, y con el fin de ejercer mayor control al contrabando, garantizar la seguridad y optimizar el tránsito del centenar de ciudadanos colombianos y venezolanos que residen y/o trabajan a lo largo de los más de dos mil kilómetros de frontera, se acordó la implementación de la cédula fronteriza transitoria y especial que no es más que una tarjeta migratoria de tránsito fronterizo que no equivale a ningún documento de identidad válido para ejercicios democráticos.

No obstante, quienes promueven estos mitos se han encargado de afirmar que las cédulas fronterizas estarían habilitadas para votar en el proceso electoral de plebiscito, lo cual no corresponde a la realidad por el carácter especial de las mismas, dicho de otra forma, el documento expedido no es similar a una cédula amarilla con hologramas único documento válido para procesos electorales en Colombia. Al pie del artículo podrá observar la fotografía de una tarjeta migratoria expedida el 13 de agosto de la presente anualidad. Es importante señalar que éstas estarán disponible hasta diciembre de este año mientras se regulan los procedimientos fronterizos entre las dos naciones.

Lo anterior para desvirtuar la desinformación suscitada para boicotear el proceso de Paz en el marco del restablecimiento del tránsito en la frontera colombo-venezolana, máxime que la Registraduría Nacional del Estado Civil  ha sido categórica en afirmar que para el proceso electoral del Plebiscito no habrá inscripción de cédulas, no hay tiempo ni presupuesto para ello, sólo estarán habilitados para votar los ciudadanos que se inscribieron para la última elección presidencial; es decir, el censo actual de treinta y cuatro millones setecientas mil personas aptas para votar no será modificado.

Por otra parte, la cédula fronteriza además de facilitar las tareas migratorias en ambos países, permitirá censar las personas que viven y/o laboran en la frontera, conociendo a qué se dedican a fin de contrarrestar el contrabando; mejorará la movilidad y la integración; y permitirá que los ciudadanos portadores  puedan transitar en ambas naciones con fines comerciales o laborales con el uso del documento, sin presentarse en los puestos de control migratorio obligatorio para quienes portan pasaportes y no ostentan la condición de habitantes fronterizos.

Tarjeta Migratoria

Foto cortesía de Madeleine García – TeleSUR