Somos la generación de la Paz.

La historia nos ha enseñado a reconocer como héroes a muchos compatriotas que han dejado su huella en la historia sin por lo menos registrar sus nombres, es de caracterizar los titanes de las grandes depresiones centralistas, federalistas y civiles; que han marcado el devenir histórico de nuestra actual Colombia, desde tiempos pretéritos,  épocas hispánicas en los años 1500, la Conquista, el Virreinato, la Independencia, la Regeneración y la conformación de la República en el Siglo XIX.

Hoy, sin notarlo quizás, estamos a horas de hacer parte igualmente de la historia, sin que para ello sea necesario empuñar las armas ni entonar canticos luctuosos de guerra. Somos la generación llamada a transformar los patrones sociales de una nación sufrida, de incuantificables muertes, como consecuencia de toda una vida patria provista de ingentes actos de violencia y diferencias inútiles entre colombianos.

Son las generaciones futuras las que nos inmortalizarán como la generación que logró la Paz, ocupándonos del presente y porvenir. Hagamos parte de la historia para que cese la horrible noche; y así mismo declaremos enorgullecidos a nuestros hijos, que nos hemos asegurado que la guerra no les toque. Cambiemos generaciones sufridas, por generaciones tranquilas.

Un fuerte abrazo de Paz para todos.