Tips para candidatos I

Todos somos candidatos, estamos sujetos a constantes elecciones y debemos saber cómo vendernos. El político, quien aplica a un empleo, el que busca pareja, incluso el que quiere convencer a su familia de un viaje, inevitablemente está en campaña.

Los prejuicios sociales son el mayor legado que los políticos le han heredado a la política moderna. Según Barómetro de las Américas, cuatro de cada cinco ciudadanos no cree en el Estado y sus instituciones; aunado a ello, el 60% de los ciudadanos no votan. No obstante a lo anterior, no lograremos resultados diferentes, siempre que recurramos a los mismos métodos.

A través de los tips para candidatos que publicaré cada lunes, quiero aportar nuevas herramientas y recursos para potenciar tu candidatura. Me encantaría que después de aplicarlas pudieras comunicarte mejor frente a las multitudes e influir en las personas. Lo más importante en las relaciones interpersonales es crear conexión y empatía, éstas generan el puente para comunicarnos. He conocido personas inteligentes, con mucho conocimiento y experiencia en política, han ido a las mejores universidades y hecho todo tipo de cursos pero no saben transmitir.  Claro que es valioso lo que dices, pero lo es más cómo lo dices; por eso lo más sencillo del mundo dicho en forma apropiada  y con los estímulos adecuados, causará efectos extraordinarios.

Las campañas modernas son muy chistosas, encontramos desde el calvo  qué aduce que a él le cabe la ciudad en la cabeza, la candidata que coloca la foto como si tuviera veinte años menos, al descamisado y todo tipo de publicidad que no contiene la verdadera  semiótica de la comunicación.

La más común es la de los candidatos amputados, es decir, a quienes les cortan el rostro y manos en la fotografía. Nadie les dijo a éstos  que el rostro es la vitrina que exhibe los sentimientos, que el cuerpo es el mayor medio de comunicación, más que la voz y la palabra; y que las manos son una herramienta poderosísima de transmisión.

El 92% de la comunicación interpersonal se lleva a cabo sin hablar, todas nuestras pasiones son exteriorizadas a través de la mirada, la sonrisa, las gesticulaciones, actitud y movimientos corporales. Cuando miramos a la gente transmitimos seguridad. En un auditorio por ejemplo se debe mirar a las personas fijamente a los ojos pero nunca por más de tres segundos, más tiempo podría generar efectos contrarios, incluso intimidarlos. Si el auditorio es numeroso mueva los ojos y cabeza de derecha a izquierda, al fondo y al centro y cause la impresión que los mira a todos.

De las múltiples expresiones faciales la más importante es la sonrisa, ella inspira compresión y simpatía, con esta herramienta usted logrará abrir un canal incluso con el más escéptico. Todos ofrecemos un aspecto más atractivo cuando sonreímos. Asegúrese  que sus expresiones faciales vayan de acuerdo con sus mensajes, debe haber una sincronía entre lo que se dice y lo que se expresa gestual y corporalmente.

Las manos tienen más de diez mil conexiones hacia el cerebro, desde que nacemos descodificamos el valor de la manos y las asociamos con confianza. Inconscientemente la mente recibe muchos estímulos cuando vemos alguien que emplea las palmas de las manos para interactuar. Las manos dominan un lenguaje psicológico, por ejemplo la mano abierta sobre el corazón comunica sinceridad y cariño.

Para la toma de decisiones nuestro cerebro funciona en dos minutos, prevalecen en un 85% las emociones antes que la razón, lo cual confirma que no somos seres racionales sino emotivos, prueba de ello los realities  y todos los estímulos que nos despiertan la solidaridad con las personas. Todo lo que compramos, todas las elecciones en nuestra vida son una combinación de las emociones y la razón en forma simultánea (cerebros: Cortez, Límbico y Reptiliano). Cuando usted habla con la razón su mensaje puede ser en vano, por eso le decimos a nuestros hijos algo con la razón y actúan de forma contraria. Recuerda que no es lo que se dice, sino cómo se dice y el cerebro humano procesa mayoritariamente los mensajes y estímulos enviados a las emociones.

Antes de hablarle al público, debes conocer sus expectativas, saber lo que quieren; en que lo sepas y podérselos dar consiste el arte de la persuasión. Cada individuo quiere algo en su insconciente, algunos seguridad, otros empleo, vivienda, etc., todo podemos ser diferentes, pero todo tenemos algo en común, esto se llama inconsciente colectivo. Cuando descubres cuál es la causa colectiva en tu ciudad, país o región, tienes grandes posibilidades de mover las masas en forma colectiva.

He visto discursos, promesas, metáforas, símbolos, fotografías y branding segmentados en las campañas, que no guardan relación con el candidato. Ello obedece a que no crearon un código del candidato, lo cual se logra con la identificación del inconsciente, los miedos colectivos y la construcción de arquetipos. Les doy un ejemplo, el equipo de Juan Manuel Santos identificó que el inconsciente colectivo de Colombia era la paz, todos querían la paz, el miedo era la posibilidad de la prolongación de la guerra y sus efectos, cuál era el arquetipo a construir entonces: “el pacificador” por eso sus actitudes, discursos, metáforas, imágenes, comerciales, expresión verbal y no verbal guardan relación con el código de la paz.

Otro gran error de los candidatos es tener una comisión de aplausos y creer que todo lo que dijo estuvo bien, es posible que así sea; pero transmitió, conectó con el público, logró el objetivo, consiguió el voto, es la pregunta. Al público no le interesa cuánto sepas, sino cuánto puedes aportar para colmar sus expectativas, y no les gusta los discursos tediosos sino simples, rápidos y claros, que generen expectativa y que despierten solidaridad; y esto lo puedes lograr en dos minutos. Lo más importante es que logres un buen cierre y sepas pedir el voto. A la gente le gusta que le digan qué hacer y cómo hacerlo. Me llama la atención que los candidatos no saben pedir el voto, o muchos sugieren no hacerlo, algo así como el vendedor que no cierra la venta. En los próximos artículos te enseñaré técnicas para lograr el clímax en el discurso y pedir el voto.

Cada lunes compartiré técnicas de neuromarketing e inteligencia emocional, frases electorales para el cerebro, estímulos productores de percepción, lenguaje corporal, cómo hablar en público (discurso, tema, orador, audiencia, lenguaje corporal, verbal y gestual; proxémica y barreras en el discurso); el growyh hacking y el poder de las redes sociales, cómo vender su campaña a través de las redes, política web 2.0 sistema Obama, qué fotografías publicar y cómo afectas tu campaña a través de las redes; entre otros.

Si quieres conocer sobre nuestra conferencia de Marketing Político – Escuela para candidatos, contáctanos a info@soyjuanctorres.com

Siempre que intentamos poner algo nuevo en práctica, encontramos la mayor resistencia dentro de la propia persona. Si no somos capaces de vencer a ese enemigo, no avanzaremos.